Blog - Nuevo artículo

Kike y Nei en Kalema

 

¡Buenos días! ¿Nos desayunamos el fin de semana?

 

Así comenzó el fin de semana grande del 28 de enero de 2017, aunque en realidad ya habíamos comenzado a proyectarlo mucho antes.

 

Y como a mí lo que me gusta es escribir, voy a relatarlo a mi manera: ciñéndome a los acontecimientos sin perderme demasiado por los cerros de Úbeda. 

 

A Lola Díaz (en adelante Lola) la conocí en Bisú Lounge Club de Madrid, uno de los míticos locales de kizomba de Madrid. Cachorrilla de Lety y Dani, por definición te sigue como si fuera un albornoz y es tan sutil como un copo de nieve flotando sobre el suspiro de un gatito en la ventana. Bailamos un par de canciones y charlamos fuera un ratito (ya sabéis, esas conversaciones que comparten medio cigarrillo y cambian el mundo). Iván (su chico) llevaba puesta la sonrisa, esa sonrisa cálida de la que puedes colgar un transatlántico cargado de yunques y no se arruga para nada.

 

En realidad aquella noche no llegamos a ninguna conclusión. Solo que ella me pareció que tenía potencial.

 

Pasaron un montón de meses y años (aquí os imagináis el calendario perdiendo hojas con música de fondo de Yuri da Cunha)...y después de haber coincidido en varios eventos de baile aquí y allá, nos situamos en la soleada Lisboa en diciembre de 2016, en un congreso increíble con grandes encuentros. Ella llevaba todo el año trabajando duramente para impartir formación de kizomba en el norte (Asturias, León...), y había conformado un increíble grupo de alumnos. Lola y yo habíamos hablado de la idea de dar juntos un taller en Avilés en algún momento.

 

- He visto un local -dijo ella.

- Cógelo. -Contesté sin pensar.

 

 

La verdad es que no sé por qué me hizo caso; supongo que ya había hecho la mayor parte del esfuerzo de ánimo necesario y sólo necesitaba un soplidito para convencerse del todo.

 

Como al bailar kizomba, básicamente.

 

Por eso animo siempre a alguien que esté casi convencido de algo a que dé un pasito más siempre. Vale la pena. Incluso aunque esté únicamente medio convencido. Incluso aunque no esté convencido en absoluto. Una idea es como una llamita; es el comienzo de algo grande, siempre. Siempre que no lo ahogues en indiferencia, rutina perezosa o miedo (los peores enemigos de las llamitas).

 

Lola e Iván se dieron una paliza durante el mes de enero para darle forma al local, Kalema Social Dance, lo cual se dice pronto pero es en realidad un trabajo faraónico: pinta, repara, arregla el suelo, pon la barra, diseña una cabina de DJ con palets...todo ello requiere una visión muy clara y mucho coraje y sudor.

 

Yo me limité a comprar unos pocos cables e invitar a Nei a dar otro taller, y quise acompañarlo de dos de sus mejores inspiraciones: la sorprendente y madrileña -no se puede negar- Lía y su alumno Ignacio, que para mí es uno de los grandes valores que tiene el baile: valiente y sabio a partes iguales.

 

El viaje en coche en alegre compañía fue algo así como meter cuatro gatitos en una cesta delante de la estufa. Se notaba que había vida en el coche porque de vez en cuando alguien bostezaba. Nos alojamos en una apartamento muy grande con vistas a la ciudad desde el décimo piso.

 

Al llegar al local tras una comida asturiana decididamente generosa, una multitud nos esperaba preguntándose cómo iba a ser el evento. Mucha expectación y curiosidad.

 

A la hora acordada comenzamos a impartir nuestro taller y yo ya sabía que nos íbamos a divertir un montón. Porque sé que a ella la aprecian mucho y porque yo también soy un poco rarito dando talleres de kizomba. Me encanta explayarme con mis ideas básicas y mi pelota de tenis (hay gente que me aconseja abandonar la retórica y dar un típico calentamiento, una figurita simple y si es posible con mucha dinámica, mucha animación y mucha energía). Pero es que quien me conoce sabe que seré cualquier cosa pero no típico. Eso no.

 

Mis ideas básicas no las voy a contar aquí porque os quedaríais dormidos. Las esbozo someramente:

 

1.-La kizomba es un baile muy sexual y muy polar: los hombres deben ser hombres y las mujeres, mujeres.

2.-Hombres: dejad de necesitar a las mujeres; sed dignos; quereos; proponed, cuidad delicadamente, ofreced musicalidad y dejad el sexo para mañana si eso. Sed merecedores de la confianza que se os otorga. Sed guía firme y generosa.

3.-Mujeres: respetad vuestro ritmo, vuestra libertad, vuestra apetencia y vuestra individualidad; quereos, no estéis demasiado pendientes del hombre, haceos esperar (como en el whatsApp), recuperad la inconmensurable dignidad de ser mujer.

 

Cuando se dan los primeros pasos sin tener estas cosas en mente, se está abocado a entender el baile no como una experiencia de comunicación entre individuos iguales y complementarios, sino como una imitación más o menos técnica de alguien que es muy famoso. Y ese es el motivo por el que firmemente creo que el baile hace crecer y mejorar a las personas.

 

Algo que vale la pena, sin duda.

 

 

A continuación, Nei y Lía ofrecieron un gran taller con Dj en directo, con diversos estilos musicales y un montón de buenos consejos acerca de la guía. No es porque sea mi amigo, pero tengo que decir que aprendí mucho desde la cabina y disfruté un montón viendo cómo el grupo bailaba realmente bien cohesionado. Yo ya conocía los talleres de Nei, ninguna sorpresa, pero la satisfacción de haber propuesto esta idea y que diera tan buen resultado me hizo sentir afortunado de poder contar con tan grandes profesionales haciendo posible aquel momento.

 

Dj Scan in da booth

La fiesta por la noche fue espectacular, y aunque me esperaba algo intenso, no sabía que nos íbamos a encontrar muchas de las cosas que nos encantan de los pequeños grandes eventos: la vida juguetea y te sorprende. Una chica alemana que baila todo maravillosamente, otra que te da las gracias por el taller, otra que te saca de la cabina para bailar contigo, otra que te invita a una cerveza...las conversaciones con Iván, Lola, Nei, Lía e Ignacio...y los irreductibles de Asturias (Iván, Julio...ya sabéis quiénes sois)...una colaboración fantástica con el gran Dj Chris Beat (enorme salsero y encantador colega de cabina)...y un momento espectacular cuando pararon la música, me regalaron un ramo de flores y me pusieron a bailar una animada salsa de cumpleaños.

 


 

En definitiva, un momento precioso con gente muy especial y haciendo lo que más me gusta: acercar a las personas la kizomba.

 

¡Estoy seguro de que volveremos muy pronto!

 

Localización

Kalema Social Dance

Llano Ponte, 7

Avilés

 

E-mail: 

kalemasocialdance@gmail.com

Teléfono: 626 94 35 76 (Lola Díaz)


Escribir comentario

Comentarios: 0